No escribo para vivir, vivo para escribir: EL AMIGO PRECISO

 (De la obra “Conversaciones en la soledad” Ediciones – julio 2011)

Por Helen Fares de Libbos.

La historia del reloj es tan grande como la humanidad, está llena de anécdotas y en cada tic-tac se esconden alegrías y tristezas, también encierra estilos, colores y moda.

La historia del reloj se vive cada segundo, han pasado siglos… y es gracias al reloj que ha sido posible medir el tiempo y registrar los hechos de acuerdo a él.

Los relojes nunca paran, están moviéndose las 24 horas del día, en la noche, cuando dormimos, ni siquiera se siente.

Te puede interesar:

EL BAMBÚ SIGUE DEMOSTRANO SU EFICIENCIA, ECONOMÍA Y BELLEZA

Por Rafael Chavarro. | Los tiempos son de reducción de huella de carbono en todos…

No escribo para vivir, vivo para escribir: MI INFANCIA

Por Helen Fares de Libbos. Apenas alcanzo a recordar detalles de mis primeros años que…

ASÍ PASÓ | GOBIERNO DE VIRGILIO BARCO

Por Jairo Ruiz Clavijo. | Barco fue el último presidente liberal radical debido a su…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *