El estrés y su oloroso rastro

Estrés
Tomado de Pixabay

Por Jessica Giraldo Quintero.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Queen’s de Belfast y publicado en Plos One concluye que los perros pueden saber cuándo estamos estresados por el olor que despedimos en muestras de aliento y sudor tomada a humanos.

En el experimento participaron cuatro perros de distintas razas: Treo, Fingal, Soot y Winnie y 36 personas. Para medir el estrés, los participantes humanos debían solucionar un problema matemático difícil y tener informados a los investigadores acerca del estrés que experimentaban antes y después de las pruebas.

Los investigadores, extrajeron muestras sudor y aliento antes y después de las pruebas. En el estudio solo se emplearon los resultados que indicaban un aumento de presión arterial y frecuencia cardíaca en el organismo de las personas.

A los perros se les enseñó a alertar a los investigadores cuando se encontraban ante la muestra correcta, es decir, la del estrés. Después, se introdujeron las muestras de estrés y de relajación, pero en esta fase los investigadores no sabían si había una diferencia de olor que los perros pudieran detectar.

En cada sesión de prueba, cada animal recibió dos muestras de una persona, la relajada y la estresada, recogidas con solo cuatro minutos de diferencia. El resultado fue que todos los canes avisaron correctamente a los investigadores cuando se encontraron ante la muestra de estrés.

“Los hallazgos muestran que nosotros, como humanos, producimos diferentes olores a través de nuestro sudor y aliento cuando estamos estresados y los perros pueden distinguir esto de nuestro olor cuando estamos relajados, incluso si se trata de alguien que no conocen”, dijo Clara Wilson, una de las responsables del estudio. “La investigación pone de manifiesto que los perros no necesitan señales visuales o auditivas para percibir el estrés humano. Es el primer estudio de este tipo y demuestra que los perros pueden oler el estrés sólo a través del aliento y el sudor, lo que podría ser útil para el adiestramiento de perros de servicio y de terapia”, dijo Wilson.

Los investigadores destacan en la publicación que el pequeño tamaño de la muestra no compromete los resultados, ya que el objetivo del estudio no es generalizar los resultados a todos los perros sino demostrar que, si seleccionamos cuidadosamente unos cuantos y los entrenamos, estos pueden diferenciar con éxito las muestras.

Los resultados del estudio contribuyen a una mejor comprensión de las relaciones entre los humanos y los perros, cómo estos interpretan su entorno y las interacciones con nosotros por medio del olfato. También se demuestra que existe un olor determinado y detectable que se asocia con el estrés negativo y que algunos perros entrenados pueden detectar.

Los perros de servicio que apoyan a personas que sufren estrés postraumático o ansiedad están entrenados sobre todo para responder a unas determinadas señales visuales. Este hallazgo abre la puerta a la posibilidad de entrenar a los animales también con el olfato, para detectar el estrés por su olor.

Te puede interesar:

El Megaterremoto que duró meses (incluso años) y aceleró la extinción masiva de los dinosaurios

Por Jessica Giraldo Quintero. | El científico colombiano Hermann Bermúdez afirma que debido a la…

Hugh Herr, un verdadero cyborg

Por Jessica Giraldo Quintero. | "Yo inspiraría a una persona que se siente atrapada por…

El estrés y su oloroso rastro

Por Jessica Giraldo Quintero. | Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Queen's de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *