Un “Sol artificial” fabricado en China ¿En qué consiste y cómo funciona?

IMAGEN DE ALSOR S/A DE PINTEREST

Por Martín Casanova Piraquive | 06/07/2021.
El 26 de noviembre de 2019, el Southwestern Institute of Physics en Chengdu, China, desarrolló un tokamak de propulsión nuclear, siendo el más grande y avanzado del país, como propósito de generar energía solar artificial para limpiar residuos radiactivos de forma limitada, el cual fue puesto en servicio a fines de 2020.

El 4 de diciembre de 2020, la Autoridad de Energía Atómica de China (CAEA) informó que su reactor experimental de fusión nuclear solar artificial más conocido como el “Experimental Advanced Superconducting (HL-2M Tokamak)” fue activado con éxito en el Southwestern Institute of Physics, por lo que registró un gran avance histórico en el desarrollo de la investigación científica ambiental del país asiático.

El reactor ‘HL-2M Tokamak’ es un dispositivo de investigación experimental implantado por científicos del proyecto ITER del Southwestern Institute of Physics (SWIP) en la ciudad de Chengdu, para la investigación de la formación de la fusión nuclear y la extracción de calor del plasma, con el propósito de que se logre engendrar una producción de energía renovable con bajas emisiones de carbono, la cual servirá para reducir los desechos radioactivos que son arrojados por las grandes compañías químicas del país.

Este dispositivo es denominado como “Sol artificial”, debido al enorme calor y energía que produce, por esto es la base de investigación y desarrollo más grande y antigua para la creación de energía de fusión nuclear controlada en China.

Este dispositivo nuclear de mediana escala fue construido por ingenieros de la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC) en Pekín y está compuesto por una cámara de vacío con unas bobinas de cobre no superconductoras que contienen una serie de imanes y mecanismos tecnológicos de súper enfriamiento, las cuales engendran un campo magnético de 2,2 toneladas con un radio mayor de 1,78 metros y uno menor de 0,65 metros, que puede alcanzar máximas temperaturas de más de 150 millones de grados Celsius y generar enormes cantidades de plasmas de energía renovable con una duración de descarga de 10 segundos.

Durante este proceso, parte de la masa de los átomos de hidrógeno se fusionan y se convierten en energía, por lo que cada segundo se engendra más de 600 millones de toneladas de helio con menos desechos nucleares y conlleva menos riesgo de accidentes o robo de material atómico.

Por su parte, la CNNC destacó que la fusión nuclear es una tecnología prometedora que puede producir enormes cantidades de energía limpia, por lo que puede generar muy pocos residuos y a su vez, puede ayudar a los investigadores a buscar maneras de reducir los gastos.

Ante los resultados positivos, hasta el momento, el reactor HL-2M ya se considera como un gran logro científico para resolver las necesidades estratégicas y económicas de China, gracias a la elaboración de una energía que es renovable y segura, con el fin de ayudar a la generación sostenible en el mundo.

Por otro lado, el físico de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, Li Miao, indicó que este ‘Sol artificial’ en un corto plazo, producirá más energía de la que necesita para funcionar, y en un largo plazo, tendrá como objetivo mantener la temperatura a un nivel estable durante mucho tiempo.

El pasado 2 de junio, los científicos del SWIP, a través del reactor HL-2M, establecieron un nuevo récord mundial al lograr una temperatura del plasma de 120 millones de grados Celsius durante un período de 101 segundos un paso clave hacia la prueba de funcionamiento de una fusión. También registró una temperatura de plasma de 160 millones de grados Celsius, con una duración de 20 segundos. El avance fue anunciado por el investigador del Instituto de Física del Plasma de la Academia de Ciencias de China (ASIPP) Gong Xianzu, quien está a cargo del experimento.

Los científicos chinos han estado trabajando en el desarrollo de versiones más pequeñas del reactor de fusión nuclear desde 2006. Si bien, en Francia se está construyendo el proyecto de fusión nuclear ITER (Reactor Experimental Termonuclear Internacional), en cooperación de más de 35 países, incluyendo China, como propósito de demostrar la viabilidad de la fusión de energías a gran escala, en áreas de investigación como la inestabilidad del flujo y los fenómenos de plasma magnético de temperaturas ultra elevadas y se espera su entrada en operación a partir del 2025.

Este proyecto experimental es de crucial importancia para el avance de fusión nuclear de China y para preparar el camino para las centrales comerciales de fusión hasta el 2060.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.