Sequía en el Río Paraná: 77 años de una tragedia anunciada

Por Leonardo Rincón | 13/09/2021.
Es el segundo rio más extenso de Latinoamérica, después del rio Amazonas, con una extensión de 4880 Km y que pasa por: Brasil, Paraguay y Argentina. Su significado trasciende de las tribus guaraníes y su lengua, donde Paraná puede llegar a significar “rio, mar o mar que parece rio”.

Imagen tomada de Pixabay

Hoy en día, después de 77 años, el río Paraná atraviesa por uno de sus momentos más difíciles, ya que, al pasar por este gran cuerpo fluvial, solo se puede ver una pequeña fibra de agua que atraviesa lo que fue el más grande rio de Sudamérica.

Los expertos en Brasil prenden las alarmas a la, tal vez, más grande catástrofe ambiental de la década.

Al daño ambiental se le suma que los comerciantes están preocupados, ya que por este cuerpo de agua es donde más transporte de alimentos se realiza; el grano, el cereal y la misma pesca.

Esto ha llevado a que los granjeros y exportadores piensen en usar la vía terrestre que puede ser menos sustentable que la vía marítima. El transporte en camión puede producir un total de 100gr de CO2 por tonelada/kilómetro transportado, mientras que por agua son solo 20gr por tonelada/Kilómetro transportado.

Imagen de Getty Imágenes

El geólogo, Carlos Ramonel, afirma que el Paraná es el humedal socio productivo más grande, con mayor biodiversidad e importancia en Argentina. Son muchos los pescadores que viven de la pesca y la cosecha cerca al Paraná. El turismo de pesca y la pesca para su existencia es primordial en estas épocas de la vida y más aún en pandemia.

Por su parte, el gobierno de Brasil, de la mano con el Ministerio de Minas y Energía, recomendó que algunas plantas en el río Paraná disminuyan su caudal, esto con el fin de poder ahorrar agua y suplir la demanda de energía que requieren los ciudadanos brasileros para los próximos meses de sequía.

Empero, en Argentina se declaró emergencia, esto por un tiempo de 180 días, dónde provincias como Buenos Aires y Mar de Plata, desde el mes de julio, entraron en vigencia de esta medida con el fin de parar las consecuencias económicas y ambientales que trajo consigo esta catástrofe.

Los expertos aseguran que esta muerte ya había sido anunciada, la deforestación, el cambio de clima y la contaminación medio ambiental han propiciado que el río se seque mucho más rápido de lo que ya venía secándose y afirman que podría extenderse por un año más, hasta el 2022, y desde ya se está trabajando para evitar perder fauna endémica de las zonas afectadas y lograr mejorar la calidad de vida de los habitantes cercanos al río.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.