Hugh Herr, un verdadero cyborg

Hugh Herr
Tomado de Pixabay

Por Jessica Giraldo Quintero.

“Yo inspiraría a una persona que se siente atrapada por una discapacidad a preguntarse: ¿Cómo puedo hacer que mi cuerpo inusual sea catalizador de cambios en el mundo?” Afirma Hugh Herr, célebre ingeniero del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) quien, cuando tenía 17 años sufrió un accidente de montaña en 1982.

Se perdió durante una escalada en New Hampshire y pasó varias noches a temperaturas inferiores a los 20 grados centígrados bajo cero.

Herr sobrevivió, pero debieron amputarle ambas piernas por debajo de las rodillas.

Insatisfecho por la falta de funcionalidad de las primeras prótesis que le ofrecieron, decidió dedicarse a diseñar y crear piezas que permitieran, recuperar la libertad de movimiento.

“Los seres humanos no se rompen, es la tecnología la que es insuficiente. Luego de mi accidente, me di cuenta rápidamente que un ser humano nunca puede ser discapacitado‘.

Es Doctor en biofísica graduado de la Universidad de Harvard, y Master en Ingeniería Mecánica del MIT.

Ha dirigido el grupo de investigación en Biomecatrónica del MIT Media Lab, donde colaboran expertos en biología, neurología, robótica y electrónica, entre otras disciplinas.

Lo más importante de las prótesis desarrolladas por Herr es la funcionalidad. No importa si se parecen a una pierna o a un tobillo, sino en qué medida simulan el movimiento natural y la función muscular.

Las prótess inteligentes de Herr realizan ajustes constantes según la superficie e incluyen mecanismos que imitan la propulsión natural de la marcha humana.

El BiOM T2 tiene tres computadoras, 12 sensores y un dispositivo que regula el movimiento. Ha sido distribuida desde 2010 a más de 900 pacientes, incluyendo cerca de 400 veteranos de guerra.

Si bien la extremidad biónica está hecha de titanio, materiales compuestos y silicona, se mueve como si fuera hecha de carne y hueso.

El ingeniero del MIT espera en el futuro usar la misma tecnología para ayudar a recuperar movimientos a personas que han debido estar limitadas por edades avanzadas y los efectos de la osteoartritis.

“Una sociedad innovadora es un fenómeno cultural que no deja que el futuro simplemente suceda, sino que lucha por crear un futuro deseable. Un individuo en esa sociedad no espera simplemente y sólo se queja de lo que no funciona, sino que actúa para crear invenciones y procesos que mitiguen un problema en la sociedad” dice Herr.

Para el ingeniero, es importante enseñar actitudes que inspiren a los niños a generar grandes cambios.

Te puede interesar:

El Megaterremoto que duró meses (incluso años) y aceleró la extinción masiva de los dinosaurios

Por Jessica Giraldo Quintero. | El científico colombiano Hermann Bermúdez afirma que debido a la…

Hugh Herr, un verdadero cyborg

Por Jessica Giraldo Quintero. | "Yo inspiraría a una persona que se siente atrapada por…

El estrés y su oloroso rastro

Por Jessica Giraldo Quintero. | Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Queen's de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *