Científicos descifran el origen de las auroras boreales imitando sus condiciones en un laboratorio

Tras años de investigación el fenómeno ha sido explicado.

Imagen: Pixabay Rauschenberger

Por Myriam Manosalva | 10/06/2021.
El fenómeno de la aurora boreal es un evento celeste que ha maravillado a la humanidad durante siglos, incluida a la rama científica que se ha dedicado a investigar la naturaleza y origen de estas formas luminiscentes, desarrollando múltiples teorías acerca de su origen.

Un equipo de físicos de la Universidad Estatal de Iowa finalmente descubrió la causa de las auroras boreales, partiendo del hecho de que estas nacen de las partículas generadas en tormentas solares, que una vez son impactadas por la radiación solar, son llevadas por el campo magnético terrestre hacia las latitudes boreales. A esta manifestación se le conoce como ondas de Alfvén y ahora se le apunta como la causante del brillo nocturno en las zonas polares.

De esta manera confirmaron que el sistema que dirige a estas figuras verdosas surge de las ondas electromagnéticas que aceleran los electrones por todo el campo magnético. Para llegar a esta conclusión imitaron dichas condiciones en un laboratorio. Así obtuvieron el efecto ocasionado por las auroras boreales, sin la presencia de las figuras coloridas, pero encajando a la perfección con los cálculos matemáticos arrojados tras el estudio del fenómeno celeste y ajustado a la proyección de simulaciones computarizadas.

Pero esto es apenas el comienzo de una larga jornada investigativa por emprender, ya que los científicos buscan utilizar este descubrimiento para pronosticar las condiciones de las tormentas venideras. Al respecto Greg Howes, coautor del estudio, expresó: “Predecir cuán fuerte será una tormenta geomagnética en particular basándose en observaciones del Sol y mediciones de naves espaciales entre la Tierra y el Sol sigue siendo un desafío sin resolver. Hemos establecido el vínculo de los electrones que surfean en ondas Alfvén unos 16.000 km sobre la superficie de la Tierra, y ahora debemos aprender a predecir la fuerza de esas ondas Alfvén usando observaciones de naves espaciales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.