ASÍ PASÓ | 1980: SANTOS EN COLOMBIA

Así pasó

Por Jairo Ruiz Clavijo.

Toda Santa Marta lloró a Lucho Barranquilla: los niños que jugaban con el en los parques, las viudas y los huérfanos que protegía y los policías que comían de su mano y toda la ciudad que vivía de sus préstamos y donaciones.

Y también lo lloró San Agatón.

San Agatón es el santo patrono de los borrachos y toda la c osta colombiana los domingos de carnaval acuden al pueblo para llevarlo en procesión cantándole porros y vallenatos y dándole aguardiente, como le gusta al santo. Pero los borrachos pasean a un impostor de barba blanca venido de España, El verdadero San Agatón. que tenía cara de indio y sombrero volteao, fue secuestrado por un cura antialcohólico hace medio siglo que huyó con él escondiéndolo bajo la sotana.

Dios castigó a ese cura con la lepra y al sacristán que lo acompañaba le volteó los ojos.

El verdadero San Agatón está escondido en un pueblo de Sucre y por estos días viajó a una comitiva a pedirle que regrese.

– Desde que te fuiste, le dicen, se fue la alegría.

Pero el Santo se niega:
-Ustedes mataron a Lucho Barranquilla respondió.

En Monserrate, en el centro del país, veneran un cristo que cayó de la cruz y yace sobre un bosque de muletas, bastones y otras prótesis de fieles agradecidos porque les permitió volver a caminar.

Y al sur del país, pegado a la frontera con el Ecuador, hay un pueblo llamado Juan San de Carlosama que es el santo de los contrabandistas y esta rodeado de toda clase de electrodomésticos y hasta automóviles y camiones en miniatura que le han dejado fieles agradecidos porque les ayudo a que les fuera bien en “el negocio”.

La historia cuenta que durante la Independencia el pueblo se negó, se reunieron en la plaza principal y juraron ser fieles a Carlos Rey de España. Para sellar su juramento se cortaron las venas y con su sangre testificaron en un pergamino que enviaron al soberano.

Cuando su majestad recibió ese testimonio de fidelidad ordenó que enviaron al pueblo, “de cuyo nombre no quiso acordarse” un oleo de San Juan con una carta que decía:

– Pueblo de yo que sé: Carlos Os Ama.

Y el pueblo volvió a reunirse en cabildo abierto, se cambió el nombre al de san Juan de Carlosama y nombraron al santo patrono del pueblo cuya actividad económica sigue siendo traer contrabando desde la hermana república.

Te puede interesar:

EL BAMBÚ SIGUE DEMOSTRANO SU EFICIENCIA, ECONOMÍA Y BELLEZA

Por Rafael Chavarro. | Los tiempos son de reducción de huella de carbono en todos…

No escribo para vivir, vivo para escribir: MI INFANCIA

Por Helen Fares de Libbos. Apenas alcanzo a recordar detalles de mis primeros años que…

ASÍ PASÓ | GOBIERNO DE VIRGILIO BARCO

Por Jairo Ruiz Clavijo. | Barco fue el último presidente liberal radical debido a su…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *