Vargas Llosa confiesa que a los 12 años sufrió de abuso sexual

En una reciente entrevista, Mario Vargas Llosa reveló que fue víctima de acoso sexual por parte de un religioso, cuando tenía 12 años.

Fuente: Rodrigo Fernández

Por Ángel Yosniel | 13/09/2021.
La semana pasada en la Feria Virtual del Libro de Cajamarca, el escritor Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura en el año 2010, reveló que fue víctima de abuso sexual por parte de un fraile en el colegio la Salle, ubicado en Lima, Perú. “Y de pronto descubrí que este hermano me estaba tocando la bragueta, como si quisiera masturbarme”, dijo.

Llosa abordó el tema cuando estaba explicando por qué se alejó del catolicismo: “Yo era muy católico porque había nacido en una familia que era muy católica, muy practicante. Y lo fui hasta los 12 o 13 años, cuando tuve un incidente con un hermano del colegio la Salle. Y fue un incidente, digamos de origen sexual”, expuso el premio nobel, quien había contado sobre este acontecimiento en el libro El pez en el agua.

El fraile aprovechó que el colegio estaba vacío para llevarlo al quinto piso, donde lo abusaría. “Y claro, el colegio estaba vacío, y este hermano me llevó al quinto piso. Me parecía que era el quinto piso al que no podíamos entrar los estudiantes del colegio porque allí estaban los cuartos de los hermanos”, expuso el escritor.

“Este hermano estaba nervioso, colorado, era mayor. Sacó de su cuarto unas revistas mexicanas que se llamaban Vea. Eran de desnudos o de bailarinas, y a mí me dejó completamente desconcertado. Y entonces me dio estas revistas, y yo… digamos, muy asustado empecé a hojearlas, y este hermano comenzó a tocarme la bragueta (…)”, añadió.

Vargas Llosa reveló la sensación que tuvo al vivir aquella escena: “Bueno, fue para mí un escándalo, y yo me eché a llorar y a gritar. Entonces el hermano se asustó mucho, me abrió la puerta, me dejó salir y me dijo que me calmara”.

“Pero yo le cuento esto, porque curiosamente a partir de entonces, yo que había sido un niño muy creyente y que cumplía con comulgar cada primer viernes, en fin. Me fui desinteresando de la religión, y me fui desinteresando… y en un momento yo recuerdo haber… estando en el colegio la Salle todavía, antes de entrar al Leoncio Prado, haberme dicho yo mismo: yo no creo en nada de esto”, concluyó el ganador del Premio Nobel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.