Pintar la realidad para visibilizar la voz del hombre: El grafiti, más que una expresión, una forma de levantar la voz

Tomado de Pixabay

Por Jessica Giraldo Quintero | 18/08/2021.
El grafiti se constituye como una forma de realizar una inscripción espontánea en un espacio público con permiso o de una forma ilegal. En lugar de ser ofensivos o dañinos, los mensajes tienen sentido y plasman una ideología, por ello, el grafiti cumple una función comunicativa. La pared se convierte en la hoja en blanco, el medio a través del cual se hace visible la palabra que pretende emitir un mensaje de cualquier naturaleza.

Debido a esto, en vez de ser catalogado como una práctica vandálica, podría contemplarse como una forma de protesta.

Este modo de expresión ha cobrado especial importancia dentro la Protesta Social en Colombia, porque no sólo ha logrado abrirse espacio formando expresión, también se ha posicionado como un mecanismo para romper el “Statu quo”, enviando un mensaje de resistencia y lucha frente a cánones establecidos por una sociedad que, por años, ha pretendido disimular y cerrar los ojos ante una realidad cada vez más cruda y evidente: Los “Nadies” solicitan su lugar en la ciudad, se niegan a permanecer invisibles.

El ser humano ha sentido la necesidad de compartir y expresar sus ideas para que perduren por el tiempo. Desde la prehistoria, pinturas rupestres daban reconocimiento a personas, animales y diferentes acontecimientos de su época.

No hay un punto definido en el cual surgiera el graffiti, pero se han encontrado inscripciones con mensajes político durante la Segunda Guerra Mundial.

Según el investigador, Armando Silva: “La inscripción grafiti responde a un deseo de expresar o decir por parte del sujeto de enunciación”. Es una manifestación cultural presente en la ciudad que sirve para que las personas expresen sus emociones y digan aquello que piensan.

El grafiti se considera como arte urbano porque engloba diferentes expresiones artísticas que se representan en la calle como forma de protesta, representación de un aspecto de la cultura popular y tradicional de una zona concreta, incluso de los movimientos sociales más predominantes en cada territorio.

Se debe resaltar que el grafiti se convierte en una forma alternativa de expresión y opinión, una manifestación cultural forjadora de identidad, usada por aquellos que se sienten como entes sin voz dentro de las autopistas de la información formales de la ciudad e incluso del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.