¡Ni un minuto más de silencio! Por los estudiantes caídos, toda una vida de combate

Hoy no es un día cualquiera, ¡no!, ¿por qué?, se preguntarán ustedes. Sencillo; compatriotas colombianos, un día como hoy, 8 de junio, conmemoramos a nivel nacional el día del estudiante.

Jóvenes estudiantes en marchas por Paro Nacional

Por Dennis Guevara I 08/06/2021.
Para comenzar, queridos lectores, sé que muchos se cuestionan qué hace la diferencia al celebrarlo en esta fecha en particular, si en la escala internacional esta efeméride se festeja un 17 de noviembre, abocando a la juventud y la primavera. Pero han de saber, que, en este momento, es esa la descripción más alejada. Sí, es cierto que existen múltiples tipos de estudiantes, pero particularmente en este día nos enfocamos en el estudiante caído, aquel que, en esta, nuestra patria, es quien mejor los representa.

No se sabe si es ironía, coincidencia o simplemente la cotidianidad de un país, que desde hace años vive a manos de un estado opresor. Lo único que es cierto, es que la noche del 7 de junio de 1929, cayó muerto Gonzalo Bravo Peréz, un estudiante de derecho perteneciente a la Universidad Nacional, quién se encontraba en medio de las jornadas de protesta organizadas por el Centro Departamental de Estudiantes de Cundinamarca y la Asociación Nacional de Estudiantes, tal como detalla el artículo: http://www.scielo.org.co/pdf/hiso/n22/n22a08.pdf.

Por: Banco de Imágenes de Jóse Diaz. Estudiante Gonzalo Bravo Pérez

Alumnos, quienes luchaban por diversos motivos, entre los que se pueden destacar: la exigencia del regreso del alcalde Luis Augusto Cuervo, al ser eximido de su cargo días antes, tras haber destituido a miembros del alcantarillado y el tranvía por manejos independientes e inutilizados a su libre albedrío, situación que generó molestia en los altos mandos, empezando por el entonces presidente, Miguel Abadía Méndez.

Esto dio pie al descontento e inconformismo de los universitarios, quienes exigían, en representación del pueblo colombiano, el fin de la “rosca”, que en resumidas cuentas quiere decir; dar de baja al hecho de tener conocidos con altos cargos que pueden hacer cierto tipo de “favores”. Además, a ello se le sumaba el hecho de que cientos de colombianos tenían el resentimiento memorístico, al querer deshacerse del Ministro de Guerra, Ignacio Rengifo, y del director de la Policía General, Carlos Cortés Vargas, principales implicados en la Masacre de las Bananeras.

El asesinato de Gonzalo Bravo, hizo tal revuelo que se convirtió en icono para la lucha estudiantil, que años después se vería manchada por más muertes. Es así, como un 24 de mayo de 1945, en medio de los enfrentamientos entre la fuerza pública y los estudiantes convocados en Tunja con el propósito de dar de baja al surgente estado liberalista, tras la caída de la hegemonía conservadora, muere el estudiante Eduardo González, quien, sin duda alguna, sería recordado como “el estudiante mártir”.

Junto al anterior nombramiento, surgiría el establecimiento del artículo 343, el cual haría referencia a la fiesta del estudiante, siendo otra de las banderas que los acompañaría el 8 de junio de 1954 en el reencuentro por la memoria de Gonzalo Bravo. Pero, dicho encuentro se vio opacado tras el cierre del cementerio por parte del gobierno, allí donde este se encontraba y en el que se realizarían los actos conmemorativos, ocasionando la obstaculización de la calle 26.

Luego, finalizada la celebración, al regresar a sus aulas en la Universidad Nacional, y  tras múltiples disparos por parte de los policías, quienes habían ingresado como intrusos, se dio de baja al joven Uriel Gutiérrez Restrepo, muerte que traería posteriormente la masacre del 1954, realizada al día siguiente, dejando muertos a más de 11 estudiantes que se negaban a aceptar la muerte de su compañero, protestando de nuevo en las calles y viéndose ahora sometidos ante el dictador Gustavo Rojas Pinilla.

Por: Dennis Guevara I 08/06/2021. Plantón de Jóvenes de la Universidad Distrital por Paro Nacional.

Si ustedes jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo. ¡NADIE!” .

Jaime Garzón.

Lamentablemente, siguen siendo decenas los muertos que aún hoy no se olvidan y que, en las marchas del año en curso, se han hecho presentes como aliento en la lucha.

Para ver más contenido como el presentado anteriormente véase IG: DANNIS GUEVARA (@vistazo_popular) • Fotos y videos de Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.