MOLANO: EL PEOR MINISTRO DE LA HISTORIA MILITAR

Por Gustavo Castro Caycedo

Jamás en 200 años de la historia de Colombia un solo ministro en apenas 10 meses de nombrado había cometido tantos desaciertos, tantas “metidas de guayo”, tantas embarradas, hasta convertirse en un hazmerreir público. Uno se pregunta si aparte de tener como padrino al cuestionado exalcalde Enrique Peñalosa, qué otra fortaleza o secreto guarda el ministro de defensa Diego Molano, que lo convirtió en un negligente “metepatas” tolerado, intocable. ¡Exaltado a la gloria!  He de decir que los titulares de prensa con que apoyo esta columna, son más elocuentes que mis palabras.

Uno no se explica cómo en lugar de haber sido destituido fulminantemente, el parlanchín ministro de Defensa “se cayó de para arriba”, pues luego de su peor desacierto le fue otorgada una condecoración presidencial durante la celebración de los 130 años de la Policía Nacional. Sí, tras la cadena de “embarradas” en materia grave, que incluye el escándalo del falso ciberataque al Ministerio de Defensa; un cuestionado contrato por 898 millones de pesos, y otras vergonzosas insensateces, ese galardón es una burla, una afrenta para el país.

EL PRESIDENTE LO DESAUTORIZO Y LUEGO LO CONDECORO

Para cerrar “con broche de deshonra”, Molano generó un escándalo que no termina, al declarar en medio de la visita del presidente Iván Duque a Israel, que: “Irán es enemigo de Colombia”, aliado diplomático de nuestro país desde 1975. Asunto muy delicado y de una tremenda irresponsabilidad, con lo que además usurpó funciones exclusivas del ministerio de Relaciones Exteriores. El presidente Duque lo desautorizó dos veces en público” el 9 de noviembre, expresando: “Colombia no usa la palabra enemigo. Pero luego, insólitamente, lo condecoró, tres días después, el 11.

Para ejercitar memoria, Diego Molano fue el mismo señor que ideó la creación de un “Protestódromo para evitar los abusos de la Fuerza Pública”; idea que le valió ser ridiculizado e invitado más bien a crear un “tontódromo”.

Uno se pregunta qué pensarán y sentirán los generales y los más dignos coroneles y generales de la República dignos que han entregado su vida a la causa militar, teniendo como comandante a un funcionario tan mediocre como el señor Molano.

En nuestra decadencia gubernamental que ha tocado fondo con este que han llamado, “el ministro incómodo de Iván Duque”; de demostrada irresponsabilidad impreparación, inmadurez y de tan bajo nivel. Ante ello, hoy evocamos la majestuosidad histórica de los ministros, ayer de Guerra y hoy de Defensa.

ALGUNOS PRESTIGIOSOS MINISTROS DE GUERRA Y DEFENSA

Para ver al bajo nivel a que llegó esa Cartera, baste con saber que en el Panel de Opinión de Cifras y Conceptos el pasado 11 de noviembre, Molano fue calificado por los líderes de opinión de Colombia, como el peor ministro de Defensa de la historia. ¡Pero fue condecorado!

No olvidamos a algunos de los prestigiosos ministros antecesores suyos, los tratamos como Don o General, términos “en plata blanca” mucho más importantes que Doctor; veamos:  General José Sanz de Santamaría y Prieto, Brigadier Antonio Baraya Ricaurte, Don Camilo Torres; General Carlos Soublette y Jerez; General José Hilario López Valdés; General Tomás Cipriano de Mosquera; General Pedro Alcántara Herrán; General Eustorgio Salgar Moreno; General Alfredo Vásquez Cobo; Don Guillermo Valencia; General Pedro Nel Ospina Vásquez; Don Carlos Arango Vélez; Don Alejandro Galvis Galvis; Don Carlos Sanz de Santamaría; Don Fabio Lozano y Lozano; Don Eduardo Zuleta Ángel; Don Roberto Urdaneta Arbeláez; Don Gonzalo Restrepo Jaramillo; Brigadier General Gustavo Berrío Muñoz; Brigadier General Gabriel París; Mayor General Alfredo Duarte Blum; General Alberto Ruiz Novoa, Don Germán Zea Hernández; General Gerardo Ayerbe Chaux; General Fernando Landazábal Reyes; General Gustavo Matamoros D´Costa; Don Juan Carlos Esguerra Portocarrero; Don Gilberto Echeverry Mejía; Don Rodrigo Lloreda Caicedo, y el ultimo general ministro, Fredy Padilla de León, genio de la “Operación Jaque”, quien tras la renuncia de Juan Manuel Santos, se desempeñó al tiempo como ministro y como comandante de las Fuerzas Militares.

En verdad resulta insólito que el improvisado ministro Molano tuvo como fortalezas para ganarse la cartera de Defensa, (aunque a él por lo beligerante y picapleitos le dicen ministro de Guerra), “haber nacido en el Hospital Militar, ser hijo de un oficial, haber estudiado en el colegio Militar San Jorge”; y ser protegido del exalcalde Peñalosa. ¡Válganos el Cielo!

“Se pasaron por la faja” la grave denuncia del 9 de noviembre de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), sobre la creación de una noticia falsa impulsada en mayo por el Ministro Molano, con millonaria difusión en redes sociales oficiales y sitios web. Según la FLIP, “después de sugerir un ataque cibernético en mayo que no existió jamás y que simularon con propósitos propagandísticos. Se inventó un enemigo”. “Nos intentan bloquear pero nosotros seguimos protegiendo a los colombianos”, dijeron sus asesores en mensajes de prensa y redes sociales.

Detrás de la empresa que el ministro contrató, para ejecutar esa operación hay tres antiguas amigas suyas. Es de anotar que por donde ha pasado Molano, les ha adjudicado millonarios contratos estatales.

CONTROVERTIDO CONTRATO POR 998 MILLONES PARA DECIR MENTIRAS

La periodista Ana María Cuesta, descubrió que al posesionarse este ministro, adjudicó en un solo día por contratación directa 898 millones de pesos a Alotrópico S.A.S, empresa de la que son socias las comunicadoras Martha Restrepo, Isabel Quiroga, casada con un coronel de la Policía, del centro cibernético de la Dijín; y la publicista Liliana Polanía, casada con un coronel de la reserva activa. Ellas también contratadas por Diego Molano cuando fue director del ICBF. Y en enero de 2020 obtuvieron otro contrato por 360 millones de pesos del Departamento Administrativo de la Presidencia por el director administrativo de la Presidencia Diego Molano. ¡Meras coincidencias!

La moción de censura está contemplada en el numeral 9 del artículo 135 de la Constitución Política de Colombia; es una sana medida “pro-transparencia”. Este mecanismo debió ser aplicado a este tristemente célebre ministro de Defensa, pero los mismos congresistas que han elegido fiscales corruptos; los mismos que legislan para favorecer a quienes los financian; los mismos que vulneraron de un plumazo la Ley de Garantías en favor del  clientelismo, de la compra de votos, de la trampa y de la corrupción; esos políticos tramposos y “negociantes de mermelada”, impúdicamente libraron a Molano de una merecida Moción de Censura, con la que han tumbado a otros ministros por cosas mucho menos graves que las “enemil” cometidas por este arrogante, ineficiente,  pendenciero e indelicado ministro.

LOS NIÑOS MAQUINAS DE GUERRA

Otra salida en falso del ministro “metepatista”, la cometió el 21 de mayo cuando irónica y despectivamente bautizó “máquinas de guerra”, a los niños reclutados a la fuerza por la guerrilla infanticida, cuando en realidad son víctimas del conflicto armado. Su negligente calificativo causó indignación en los medios de comunicación y entre la opinión nacional.

El 17 de abril fue criticado de nuevo por mostrarse “envalentonado” al pronunciar un discurso con frases que fueron tildadas de “brabuconas y guerreristas” en Buenavista (Guajira), a propósito de una demostración de capacidad de la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas Medianas del Ejército Nacional

Durante los días del paro nacional, Molano calificó irresponsablemente a los líderes cívicos y puso precio a sus cabezas, lo cual generó la firme protesta de los indignados Gobernador del Cauca, Alcalde de Popayán y de las fuerzas vivas de esa región, respaldados por la opinión pública, porque su injusta sindicación puso a aquellos en inminente peligro.

Hasta un grupo de congresistas le pidió a Molan retractarse por lo que dijo de Irán, pero él, que jamás estrenó la humildad, “se ha hecho el de los oídos sordos”. Y cómo no va a ser así si hasta lo premiaron por sus barbaridades. !Colombia es un mundo al revés!  ¡Qué absurdo!…

Ante su terrible error sobre Irán, Molano dio unas disculpas el 7 de noviembre como para registrar en el “tontódromo”, con “arrogancia encubierta” se limitó a decir: ”Fue una declaración apresurada”(…)”por un error que pude haber cometido”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.