La cura para Cuba: ¿Nuevas alternativas económicas?

16/02/2021
Por: Karen Hernández

A la fecha, la creciente escasez económica en Cuba ha generado disgustos frente a las medidas que ha estado tomando el Gobierno Nacional a raíz de la pandemia por la Covid-19, el pueblo indica que podría haber olas de manifestaciones en todo el país.

El pueblo cubano denuncia una cantidad masificada de filas para conseguir implementos de primera necesidad en todo el país, la principal problemática es que, el salario mínimo no alcanza para lo vital y el salario de un profesional no les permite cubrir los gastos en vivienda y alimentación.

Los gastos más elevados los cubren los servicios estatales como el agua, gas y electricidad, además servicios privados, como lo son el transporte para ir a trabajar.

El mandatario del país Miguel Diaz-Canel, quien está al poder de Cuba desde el 10 de octubre de 2019, se ha pronunciado al respecto, justificando la escasez de productos por la supuesta presión y restricciones que ejerce Estados Unidos sobre el país. En diciembre del año pasado, Canel afirma lo siguiente: ‘’ Hemos tenido menos medicinas, menos comida, menos transporte…, pero también menos contagios, menos enfermos y menos fallecidos. Eso solo se explica porque hemos tenido más voluntad política, más solidaridad, y más justicia social. Más socialismo.”-Diaz Canel.

A esta problemática, hay que sumarle los 326 mil niños cubanos que se están sumando al mercado de trabajo infantil de América Latina, a la fecha son aproximadamente 10,5 millones. La explotación infantil a raíz de la pandemia ha sido protagonizada por la desigualdad y la sociedad del consumo. Así lo asegura el canciller de Cuba Bruno Rodríguez.

Una de las soluciones que propuso el gobierno para combatir la caída económica y que se ha estado llevando a cabo desde el primero de enero del presente año, es la unificación monetaria para aumentar la productividad del país, que consiste en que la isla pasaría a tener una sola moneda, el peso cubano, cuya tasa de cambio se ha fijado en US$1 = 24 pesos. Lo que ha generado también desacuerdos entre los campesinos por los altos costos de producción y el bajo costo de venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.