La creación del Ford en 1941 con bioplásticos: uno de los eventos más importantes para la industria en el siglo XX

Henry Ford (derecha) con su auto de carrocería bioplástica. Crédito: Collección de The Henry Ford, donada por la Ford Motor Company.

Por Aury Parra | 25/05/2021.
En agosto de 1941, Henry Ford pudo consolidar la idea de unir a la industria automotriz con la agrícola, logrando investigar el desarrollo de los bioplásticos obteniendo grandes resultados, lo que lo llevó a convertirse en el industrialista más importante del siglo XX.

Según el Museo Henry Ford en Dearborn (Míchigan), el 13 de agosto de 1941, en medio de la feria comunitaria local “Dearborn Days” ubicada cerca de las oficinas de Ford Motor Company, Henry presentó al público el vehículo con la carrocería plástica.

Este automóvil estaba compuesto de materiales como granos de soya, fibra de trigo, linaza, fibra de ramio y cáñamo, aunque tiempo después, en medio de una entrevista el ingeniero encargado de este proyecto, Lowell E. Overly, dijo que el compuesto solo contenía fibra de soya en una resina fenólica con formaldehído.

En esta creación se manejó una estructura tubular sobre la que se apoyaban los paneles de la carrocería y, 15 años más tarde, esta innovadora tecnología tubular fue utilizada por Mercedes Benz en el auto 300 SL.

La unión de la estructura tubular y los paneles de la carrocería permitieron que el auto de Ford pesara 1,000 libras menos de lo que hubiese pesado si estuviera construido con los materiales tradicionales. Además de esto, Henry se encargó personalmente de probar la resistencia de estos paneles y afirmaba que, ante un volcamiento el vehículo no se aplastaría.

La creación de este vehículo llamaba mucho la atención por el hecho de estar creado en cierta parte con los plásticos obtenidos a partir de fibras vegetales, incluyendo el cáñamo que es que procedente de la planta de cannabis (aunque el vehículo no estaba en un 50% de su totalidad elaborado con esta fibra), el ser creado con estos materiales, permitía que el vehículo pesara menos y que por este motivo no consumiera tanto combustible como un vehículo elaborado con metal.

Debido al inicio de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial se puso fin al proyecto de bioplásticos de Henry Ford, por lo que se cree que la única unidad que había sido construida, se destruyó por uno de los diseñadores de Ford.

Aunque con el paso del tiempo han salido nuevas suposiciones que ponen en duda la elaboración del vehículo con bioplásticos y la resistencia ante un choque, también hay otros fabricantes que han retomado la investigación de Henry Ford luego de casi 80 años, a pesar de todo, se considera que fue una de las creaciones que hasta el día de hoy ha sido muy innovadora y más teniendo en cuenta los años que han pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.