Inhalar gas de la risa podría ser el tratamiento definitivo contra la depresión

Imagen: TekCrispy

Por Myriam Manosalva | 20/06/2021.
La depresión es un trastorno mental que afecta la calidad de vida de 300 millones de personas en el mundo actualmente, de acuerdo con  La Organización Mundial de la Salud (OMS). Suele ocurrir a personas entre los 25 y 45 años, y comúnmente viene acompañada de problemas de adicción y ansiedad.

Es causada por eventos traumáticos como un cambio repentino en el estilo de vida, como la finalización de una relación laboral, amorosa o una enfermedad; también influyen los antecedentes familiares y el aislamiento social como el vivido durante la pandemia, lo cual ha incrementado exponencialmente la cantidad de casos reportados.

Entre los síntomas se encuentran la irritabilidad, el insomnio, fatiga y desanimo constantes. Identificarla de manera rápida ofreciendo un tratamiento oportuno podría marcar una gran diferencia evitando la autolesión, las adicciones y el suicidio.

Dentro de los tratamientos que se ofrecen en la actualidad, se encuentran la activación conductual (retomar actividades que mejoren la autoestima y mejores en estado anímico) y la terapia cognitiva conductual (Identificar pensamientos negativos frente a una situación específica y analizarlos para modificarlos).

Un estudio reciente publicado en Science Translational Medicine, propone una alternativa poco ortodoxa que podría mejorar considerablemente el estado de ánimo de las personas que sufren de ansiedad, la clave estaría en el óxido nitroso, mejor conocido como el gas de la risa. La investigación indica que pequeñas dosis de esta sustancia pueden tener un gran efecto terapéutico.

Los encargados de la investigación, liderada por Charles R. Conway, aseguran que los antidepresivos convencionales hacen efecto tras entrar el contacto con los receptores de serotonina, lo cual puede tardar semanas, en cambio el óxido nitroso actúa sobre los receptores NMDA (receptores presentes en las sinapsis neuronales) alcanzando efectos de manera rápida y eficiente.

Para el estudio, reunieron a 24 pacientes con depresión y se les suministró 50% de óxido nitroso y 50% de oxígeno en tres sesiones, con una duración de cuatro semanas de diferencia entre una y otra dosificación. Durante este tiempo debían inhalar el gas en el transcurso de una hora.

Tras participar en la actividad, el 85% de los participantes indicaron una mejora significativa de sus síntomas depresivos que pasaron de severos a moderados.

Aún hacen falta estudios más minuciosos y con un grupo poblacional mayor, pero este innovador tratamiento representa una luz en el camino para pacientes que no han mostrado mejoras de ningún tipo frente a diferentes modalidades de tratamiento psicológico o médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.