HERALDO MEMORÍSTICO

Por Dennis Guevara I 10/06/2021.
El día 9 de junio, festejamos a los portadores de la memoria literaria del país, y si, nos referimos a los archivos, quienes en las últimas décadas se han visto inmersos en el olvido, sin brindarles el protagonismo que estos merecen.

Pero, ¿qué sería de los archivos sin los profesionales calificados en este campo? Quizá simples hojas rellenas de tinta.

Tal como nos lo deja entrever José Bernal Rivas (1994) en su ensayo: El profesional de los archivos, son los archivistas quienes le dan vida a dichos documentos, ellos, especialistas en el campo documental, han adquirido conocimientos y técnicas propias de su profesión, que les han otorgado métodos más prácticos con los que han ido escalonando cada día más; pasando de ser simples limpiadores o preservadores del documento físico como tal, para ahora profundizar e involucrarse en ellos, logrando no solo administrarlos, sino conducirlos en el procesamiento de información, para finalmente alcanzar una de sus mayores metas: extraer, encontrar y proporcionar información a toda aquella persona que desee acceder a esta, permitiendo además velar por el derecho informativo.

Son los custodios del patrimonio nacional, al proporcionar análisis e interpretaciones de los sucesos del pasado, para así tomar las más acertadas decisiones, gracias al carácter jurídico que estos poseen y adquieren conforme son divulgados, ya sea desde fines de dominio público con difusión inmediata o aquellos que se acogen bajo la ley como privados. Y eso lo sabía muy bien el archivista emérito Roberto Beristáin, tal como lo mencionó en una entrevista en el 2013, al rescatar que: “Lo primero es el gusto por el trabajo y conocer, como decía Rubio Mañé, siquiera cincuenta por ciento del acervo”.

Una gran delegación es la cargada sobre los hombros archivistas, quienes, en medio de su labor, llegan a adquirir grandes responsabilidades, como aquellos pertenecientes al AGN, Archivo General de la Nación, el cual, adscrito al Ministerio de Cultura, trabaja de la mano de la dirección del Sistema Nacional de Archivos -SNA, para conservar intacta la memoria de la patria desde 1868. Es allí donde se conservan documentos de hace más de 470 años, en los que se plasma la historia de Colombia.

Ahora bien, es clave resaltar que a éste punto, los archivistas han tenido que fomentar fuertes alianzas con los avances tecnológicos, dejando de lado el encasillamiento de los archivos sólo como soportes físicos o materiales, para trascender al plano sistémico, buscando trasladar a este la información cada vez más actualizada, recabando desde aquellos documentos que llegan a ser prácticamente ilegibles, hasta los que hoy presentan un lenguaje más reciente o moderno, y ni hablar de transcribir la historia oral, eso sí que es todo un reto.

El valor tan único que tienen los archivos hizo que desde el 2004, debido al Congreso Internacional de Archivos en Viena (realizado en el 2004), se solicitara ante las Naciones Unidas la creación de un Día Internacional de los Archivos. Es así como en noviembre del 2007, en medio de la Asamblea General el Consejo Internacional de Archivos (ICA), se oficializó dicha celebración, para llevarse a cabo el 9 de junio debido a que, dicho día, pero en 1948, se logró el auspicio del mismo por parte de la UNESCO y a partir del 2008 se empezó a conmemorar.

Además, a nivel nacional, es importante mencionar que se festeja junto al día del archivista, un 9 de octubre, como homenaje al historiador colombiano, Hermes Tovar Pinzón, quien encontró en el Archivo General de Indias de Sevilla, la Real Cédula expedida en Valladolid un 9 de octubre de 1549, siendo allí donde se consagra la creación de Archivos en la Real Audiencia y demás ciudades del Nuevo Reino de Granada.

En este 2021  ha circulado la tendencia del hashtag #EmpoderemosLosArchivos, buscando desafiar la práctica archivística con mayor inclusividad y diversidad, ayudando a entender diversos sectores, quienes aún no tienen conocimiento de las funciones ejercidas por dicho oficio, aplicando la transparencia, la colaboración y el trabajo en red.

A este se suman diversidad de actividades, entre las que se pueden recalcar las realizadas por El Museo de Arte Contemporáneo, quien el 5 de junio dio apertura a una nueva exposición presencial titulada Archivo Covid-19. Así mismo, el Archivo de Bogotá se une a la campaña de celebración, digitalizando archivos significativos a nivel documental, donde se proyecta representar a la ciudadanía evidenciando el patrimonio y arquitectura de la ciudad.

La invitación es a hacer parte de estas y otras tantas programaciones que giran en torno a este día tan especial, con ello pretendemos se deje de subvalorar el ejercicio del archivista y se exalte su labor como custodio de la identidad nacional porque: “un pueblo sin memoria es una nación sin alma, es un pueblo sin raíces, un país sin identidad propia y un pueblo sin identidad está condenado a la extinción”.

Para ver más contenido como el presentado anteriormente, véase IG: @vistazo_popular DANNIS GUEVARA • Fotos y videos de Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.