Esto le cuento: ¡Salud, que sea un motivo!

Por Humberto Calderón Devia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.