Entre más escribo, más vivo: Homenaje a la vida

Por: Laila Libbos

El exceso de sueño produce anemia, pereza, pérdida de tiempo, por él se llega a desaprovechar la oportunidad de avanzar, de generar enseñanza, de transmitir las experiencias, de disfrutar y gozar la vida, de buscar nuevas amistades, de compartir con los nuestros, de crear cosas positivas, además, bloquea nuestros propósitos y nuestros ideales, nos obstaculiza la producción, nos debilita la salud y es morir lentamente.

Por eso es mejor soñar despierto, pero con los pies sobre la tierra y mirando siempre adelante, con pensamientos placenteros, llenos de esperanzas, con verdaderas ambiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.