Descubren en el este de Sudán más de 10 mil tumbas que fueron agrupadas en forma de galaxia

IMAGEN DE KOWALSKY440 DE PINTEREST

Por Martin Casanova Piraquive | 18/07/2021.
Un equipo de arqueólogos italianos encontró más de 10 mil tumbas milenarias que fueron constituidas por varios subgrupos que habitaban en el este de Sudán, a partir de gigantescos cúmulos que se asemejan a las galaxias del universo.

En un artículo publicado por la revista científica PLOS ONE, el 7 de julio, indicó que un grupo de científicos de la Universidad de Nápoles, en cooperación de investigadores internacionales, a través de un estudio que mezcló trabajo de campo, datos históricos, herramientas cosmológicas y dispositivos de teledetección remota mediante patrones de organización, lograron determinar por completo la existencia de un paisaje funerario en el la región de Kassala que fue registrado en un área de distancia espacial de 4100 km 2, el cual fue construido con monumentos similares a las galaxias.

El estudio reveló que la distribución de estos monumentos de origen islámico, que son conocidas como “qubbas” por la comunidad árabe, fue inspeccionada por una síntesis de las limitaciones geológicas oportunistas y una superestructura cultural, que fue subordinada por la memoria social del pueblo Beja que habitó en la región de Kassala durante dos mil años y que en la actualidad, aprecia las tumbas antiguas como una tradición familiar, por lo que los investigadores dedujeron que esta organización derivaba del carácter sagrado general de la ubicación y las trayectorias sociales de los grupos móviles que aún existen en la actualidad.

Los estudios geoarqueológicos y la recolección de datos de distribución espacial de estas tumbas diacrónicas, fueron utilizados por primera vez en la historia de la arqueología, a partir del proceso de racimo de Neyman-Scott, que actualmente se encuentra diseñado para la cosmología.

Según los hallazgos de esta investigación, estas tumbas se disponen a través de patrones muy peculiares que parecen tener un significado profundo y estrechamente vinculado a las costumbres funerarias y al concepto de familia del pueblo Beja. Por lo tanto, estos restos se encuentran ubicados en función de tumbas “madre” que funcionaban como referencia para entierros posteriores.

La región de Kassala es un territorio semiárido que se encuentra ubicado en el centro-este de Sudán con un área de 36.710 km² y una población estimada de 1.400.000. Esta zona administrativa por el Sahel sudanés, limita al este con Eritrea y su superficie se encuentra rodeada por desiertos rocosos en la parte central, mientras que el norte está bordeado por la Llanura de Butana, el sur está sustentado por una arenisca nubia con una precipitación de 40 pulgadas (1,000 mm) y el noroeste está bañado por las aguas del río Atbara, un importante afluente del Nilo.

Dentro de esta región abunda el pueblo Beja, una antigua comunidad cusita procedente de los antiguos egipcios con una población estimada de dos millones, que han vivido por más de 6mil años en la zona desértica del río Nilo y en las montañas de la costa del mar Rojo, a unas 110 mil millas cuadradas en el extremo noreste de Sudán y en otros territorios del noroeste africano como Eritrea y Egipto. Esta etnia consiste en ser personas nómadas y pastorales de tradición, que se dedican a la agricultura y cosecha de cereales, semillas oleaginosas, algodón y maní y a la crianza de ganado vacuno y camellos.

Según la revista cristiana Ethnologue, se estima que hay más de 100 mil personas de esta comunidad blemia que dominan el tigré y el árabe, en las partes norte y sur de la región de Kassala. El nombre Beja o bedawiyet se aplica a una agrupación de pueblos musulmanes que hablan dialectos de un idioma cushítico llamado beya, el cual es considerado como rama independiente dentro de las lenguas afroasiáticas que se hablan en el noroeste africano.

Los científicos explicaron que el modelo de este estudio fue realizado mediante un modelo de análisis de estadísticas espaciales que, por primera vez, fue desarrollada en el campo de la cosmología, donde se logró evidenciar a partir de patrones de puntos, una creación arqueológica de tumbas que fueron estructuradas en cúmulos similares a galaxias, a lo largo del paisaje de la región.

También confirmaron que la gran cantidad de información recolectada, se utilizó para descifrar la disposición espacial de sitios y monumentos arqueológicos de piedra que estaban dispuestos en el territorio de Kassala, los cuales fueron difíciles de detectar, ya que representan un componente importante de los paisajes culturales y una marca evidente del Antropoceno

Por otro lado, el docente de la facultad de Humanidades de la Universidad de Nápoles y supervisor del equipo, Stefano Costanzo manifestó que estos sitios son similares a las constelaciones del universo, debido a que las tumbas más antiguas se encuentran en el centro y los entierros más jóvenes se esparcen lejos de las primeras como si fueran estrellas de una galaxia.

El equipo aseguró que estos paisajes funerarios son el resultado eminente de la relación entre entornos y comportamiento humano superestructural, que se extienden a lo largo de amplios territorios y se desarrollan a lo largo de los siglos. Por lo tanto, la comprensión de tales palimpsestos culturales necesita un esfuerzo sustancial de investigación en el campo de la ecología humana.

El 27 de mayo, investigadores de Francia y el Reino Unido revelaron en un estudio que unos 61 restos humanos de más de 13 mil años de antigüedad que fueron desenterrados en la región sudanesa de Jebel Sahaba en la década de 1960, fueron víctimas de una guerra organizada entre pueblos afroasiáticos, donde mostraron lesiones sufridas como resultado de una violencia brutal e intensa, principalmente heridas punzantes por armas como lanzas y flechas.

Esta investigación geológica recibió el apoyo colaborativo por parte de la Expedición Arqueológica Italiana del Este de Sudán y la Universidad de Nápoles.

Los resultados y detalles de este estudio arqueológico se encuentran publicados por la revista PLOS ONE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.