Científicos hallan la evidencia de nueva especie de reptil ancestral en Argentina

Científicos de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) descifraron por completo el resto de una especie de reptil que fue hallado hace dos décadas, que convivió con los dinosaurios hace aproximadamente 230 millones de años, y que representa el miembro más primitivo de los lepidosaurios.

IMAGEN DE LA FCFN DE LA UNSJ DE ARGENTINA

Por Martín Casanova Piraquive | 02/10/2021.
Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) de Argentina en cooperación con un grupo internacional de científicos, hallaron el resto de una nueva especie de reptil que representa el antiguo precursor de las más de 10 mil especies modernas que se encuentran distribuidas por todo el mundo y que tuvo su origen en el Triásico Superior.

Mediante una conferencia de prensa que se realizó el miércoles 25 de agosto, por la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ se dio a conocer un nuevo descubrimiento paleontológico realizado por investigadores argentinos y brasileños en el Parque Provincial Ischigualasto, donde lograron describir el cráneo de la nueva especie.

El estudio estuvo a cargo del Museo de Ciencias Naturales dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ, el Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard (EEUU), el Departamento de Paleontología de Stuttgart (Alemania) y la Fundación Azara (CEBBAD, CONICET) de la Universidad Maimónides de Buenos Aires.

Según la Revista Nature, en 2001, un equipo de científicos que iba en busca de restos fósiles de distintos reptiles y ancestros de los mamíferos que convivieron con los primeros dinosaurios, hallaron un cráneo de dos centímetros en los yacimientos del Parque Provincial Ischigualasto y que recién en 2013 empezaron a estudiarlo en profundidad, para lograr determinar su antigüedad, por lo que esta investigación derivó el anuncio sobre el descubrimiento de esta especie.

Los investigadores habían planteado que la fase inicial de la evolución de los lepidosaurios, hace entre 260 y 150 millones de años, está marcada por fósiles muy fragmentados que no aportan muchos datos útiles para entender su evolución temprana, lo que ha dejado sus orígenes sumidos en el misterio durante décadas.

El nombre específico hace honor al paleontólogo y director del Museo de Ciencias Naturales de San Juan, Oscar Alcober, quien no participó del hallazgo, pero lideró con el primer autor, la expedición en que se halló el espécimen y por su sostenido aporte al desarrollo de la paleontología del Triásico en la Argentina.

El resto de este réptil herbívoro fue encontrado en el yacimiento del Triásico Superior, conocido la “Cancha de Bochas” que se encuentra ubicado en el Ischigualasto, donde fue analizado por medio de una tomografía computarizada de alta resolución, por medio de tres dimensiones y análisis estadísticos, donde los científicos pudieron confirmar las sospechas de que esta especie era el miembro más primitivo del linaje que acabó originando todos los lagartos y serpientes.

Los investigadores explicaron que los descendientes de este reptil son las especies más extendidas en el mundo, siendo más que los mamíferos o cualquier otro grupo, por lo que se podían encontrar prácticamente en cualquier clima, exceptuando los extremadamente fríos. Sin embargo, la fase inicial de la evolución de los lepidosaurios, hace entre 260 y 150 millones de años, estuvo marcada por fósiles muy fragmentados que no aportaban muchos datos útiles para entender su evolución temprana, lo que ha dejado sus orígenes sumidos en el misterio durante décadas.

También confirmaron que el Taytalura conservaba una composición de rasgos, donde se revelaron algunas características que creían exclusivas del grupo de los tuátaras que no esperaban encontrar en tan temprano un fósil.

Por su parte, el director del Área de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales de la UNSJ, el doctor Ricardo Martínez, manifestó que el cráneo de Taytalura es algo muy excepcional, ya que está completo y preservado tridimensionalmente, y, por lo tanto, es algo inusual que se haya sido el primero descubierto en el sur de Pangea, a pesar de que otros lepidosaurios tempranos se hayan hallado en Europa.

Por otro lado, la paleontóloga y docente del Departamento de Paleontología del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart, Alemania, la doctora Gabriela Sobral, relató que este fósil bellamente conservado en 3D, es realmente un hallazgo importante, ya que es el más completo que se ha obtenido hasta ahora, con el fin de, que representa las primeras etapas de la evolución del lepidosaurio.

El equipo aseguró que, el Taytalura alcoberi, es el primer fósil de lepidosaurio primitivo conservado en tres dimensiones y su descubrimiento en yacimientos argentinos del Triásico Superior ayuda a cerrar “la brecha” del conocimiento sobre el origen y evolución temprana de los lepidosaurios

Los científicos sostuvieron que tanto los escamosos como los tuátaras tienen una historia evolutiva extremadamente larga, por lo que sus linajes son más antiguos que los dinosaurios, ya que se originaron y divergieron entre sí en algún momento hace unos 260 millones de años y tienen una dentición única, que difiere de los dientes encontrados en cualquier grupo de lepidosaurios vivos o extintos.

Cabe resaltar que en la zona arqueológica se han hallado también los fósiles de los dinosaurios Herrerasaurus, Eoraptor y Panphagia, además de antecesores de mamíferos, como Ecteninion y Diegocanis.

Los resultados y detalles de este estudio arqueológico se encuentran publicados por la revista Nature.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.