ASÍ PASÓ: 1948-1953, EL GENOCIDIO COLOMBIANO

Por Jairo Ruíz Clavijo

La matanza de liberales que se inició en el 46 con la ascensión al poder de Ospina Pérez se incrementó notoriamente a partir del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948.

Pero en esta ocasión no fueron solo los conservadores quienes mataban liberales, los liberales se organizaron en guerrillas para perseguir y matar conservadores, también por miles. Las cifras que se citaban de 300.000 muertos con base en el libro ”La Violencia en Colombia” se quedan cortas ante las realidades que se han conocido con los años. Fueron millones los muertos de parte y parte; esa es una parte de la historia negra de Colombia en la que nadie quiere profundizar para no hacerse la pregunta:

-Si a los conservadores los pagaban gobiernos y curas por matar liberales y los entrenaban en los cuarteles, ¿Quién o quienes organizaron y financiaron los guerrilleros liberales?

Porque la historia no dice que cuando Rojas llegó al poder e hizo la Paz, esta fue pactada con guerrilleros liberales porque no había guerrillas conservadoras como tales, sino asesinos a sueldo del Estado que, con el cambio de gobierno, cesaron en sus actividades.

Esos fueron también años de estricta censura de prensa y como los periódicos y la radio necesitaban noticias, y el pueblo en que interesarse, no insultamos la inteligencia de los lectores al darles las causas de porque en ese período Colombia tuvo los mejores equipos de fútbol y vio en sus estadios a los mejores jugadores del mundo, algunos de los cuales eran de la nómina de los grandes equipos colombianos.

Fue también la época en que se crearon y florecieron los reinados de belleza que cada 11 de noviembre trasnochaba al país.

“Pan y Circo” la milenaria fórmula que trajo como consecuencia una generación de colombianos nacidos y criados en un ambiente de violencia y desigualdad social que, con los años, se apartaría de los partidos tradicionales para identificarse con las doctrinas marxistas, en guerrillas que aún subsisten, pero que ahora se financian con el narcotráfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.