Los polos opuestos

Por Fernando Calderón España

La polarización es un invento de los polarizadores.

Desde Caín y Abel hay polarización.

Juntar los polos opuestos será imposible.

El bien y el mal. El norte y el sur.

La rabia por no poder unir el norte al sur o el sur al norte; o que se confundan el bien con el mal o el mal con el bien es lo que genera un odio distractor.

Y somos tan huevones que caemos.

Sin polarización habría “unanimismo”, la base del totalitarismo.

Hay que seguir manteniendo las ideas con las que se comulga. No importa que haya pensamientos contrarios.

El consenso ha sido vendido como la panacea, pero no es más que pretensión por meternos a todos en el mismo costal.

Si no fuera por la polarización estaríamos vistiendo todos lo mismo, por orden del gobierno.

Si no fuera por la gente en contravia, el mundo estaría plagado de borregos.

Lo único que produce acuerdos es el discenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.